Por un porteo responsable….

Este post nace como una preocupación personal y profesional acerca del porteo de bebés en portabebés tradicionales y de tela. Me gustaría aportar algunas ideas, consejos y sugerencias con la única finalidad de hacer del porteo algo serio y seguro.

Hago una relfexión acerca de algunos puntos importantes acerca de los portabebés, es una aportación para tí que haces portabebés de tela, y para tí que eres usuaria de éstos; y me dirijo básicamente a mamis como yo que trabajamos en casa confeccionado portabebés porque deseo que ganemos confianza y credibilidad:

 

El tipo de portabebé

Hay mucho estilos de portabebés de tela: el pouch, la bandolera o cargador de argollas, el fular, el rebozo, el mei tai, el onbuhimo, el podaegi, etc. etc. Cada país, comunidad y asentamiento tiene el propio y distintivo, cada uno de ellos es hermoso en su tipo y todos son extremadamente funcionales, por alguna razón se han utilizado durante siglos en todas las civilizaciones mundiales.

Elegir uno es cuestión de gustos, el de mamá o del bebé, tiene que ver con la comodidad, tu estilo de vida y tus preferencias personales, la Red Canguro hace una recapitulación espléndida proporcionando una guía para elegir portabebés:  http://redcanguro.org/2008/07/16/guia-para-elegir-un-portabebe/

 

El precio

Hablando específicamente de México, los precios de los portabebés no varían mucho según el tipo. Lo más importante es que haya una relación entre precio y calidad; debes recordar que es un artículo que usarás con tu bebé, por lo tanto no compres “x” portabebé porque es el más económico, algo barato muchas veces significa materiales de baja calidad o mano de obra mal pagada.

Busca varios fabricantes, compara precios, no te dé pena preguntar por qué algo es barato o costoso. En el precio puedes darte cuenta de los valores agregados, por ejemplo: un fular “x” cuesta la mitad de un fular “y”, pero “x” no da clases de uso, o  garantía, o no tiene experiencia en porteo o son materiales de dudosa calidad. En estas situaciones es donde pagar poco se puede volver peligroso. También puede suceder que la calidad del producto es por mucho inferior al precio, aquí es donde preguntar puede ayudarte a conocer los detalles atrás del precio final.

Pregunta si el precio incluye el iva y si dan comprobantes fiscales, esto te ayuda a establecer un parámetro en los precios porque un comerciante formal que paga impuestos manejará precios distintos a los de un comerciante informal.

 

Los materiales

Existe mucha variedad para hacer un portabebé, el material principal es la tela. Pregunta al fabricante de dónde proceden sus textiles, las tiendas de telas populares ofrecen mucha variedad pero poca calidad; en estas tiendas compra si vas a hacer algún portabebé de prueba o si es el primero que haces para probar; la densidad de la tela es muy distinta en función de la calidad y el precio. Quienes fabricamos portabebés debemos cuidar mucho este detalle, y nunca mentir acerca de la composición de la tela o la resistencia al peso de ésta.

Un ejemplo claro son los fulares elásticos, hechos de algodón y elastano, hay de mucho precios, el más económico compromete mucho al porteador en el sentido de soporte del peso, pero en general estas telas NO deben usase para cargar bebés de más de 10 kg de peso, resultará doloroso e incómodo para el porteador además de inseguro para tu bebé. Pregunta al fabricante cuál es el peso máximo comprobado para cualquier fular elástico; algunos te permitirán  portear bebés de 12 kg o más, algunos menos de 9 kg.

 Mucho fulares también están hechos de cambaya de acrilán, es un tejido sintético de bajo costo pero que funciona excelente para usarse como rebozo. Este tejido no se recomiendo cocerlo, ni hacerle dobladillo y mucho menos utilizarlo cosido a unas anillas porque puede rasgarse y romperse. Esta tela luce por su colorido y el valor agregado es el trabajo artesanal como el empuntado a mano de los “rebozitos”

Hablando de las telas de algodón, muchas telas están combinadas algodón y poliéster, el cual es un tejido sintético y de bajo costo; el algodón de calidad lo sentirás en una tela densa, firme pero suave y fría al tacto, hay muchos tipos, la única desventaja es que tiende a arrugarse mucho pero se debe a la misma composición natural.

Encontrar una tela adecuada para portabebés no es tarea fácil, lo importante es encontrar proveedores de calidad, y buscar en tiendas de telas seleccionadas hasta encontrar el textil más adecuado a cada portabebé en caso de que te dediques a confeccionarlos, si eres comprador pregunta y pide fotos de las telas para que estés segura.

 

El fabricante

Los fabricantes (a gran escala, o con mano de obra en casa) debemos tener la obligación de responder a todas tus inquietudes con seriedad, honestidad y compromiso con el porteo. Exige que tu portabebé incluya un manual impreso o en formato digital, pero por favor, quienes nos dedicamos a hacer portabebés y venderlo: NO piratería, ni fotocopias de otro manual de otra marca; la imagen es súper importante y unos buenos complementos como el instructivo te dirán a tí como comprador qué tan serio es el fabricante.

También debemos ser justos en el pago de mano de obra, la situación en México es tan difícil que hay quienes pagan un sueldo bajísimo por hacer un fular u otro portabebé, esto es explotación; por favor no contribuyamos a este círculo vicioso de abuso. Si eres tú mami la que hace los portabebés, hazlos como si fueran para tu hijo, un tiempo de espera de dos días no es nada si el comprador sabe que manos comprometidas están confeccionando su portabebé con sumo cuidado.

 

Caseros (artesanales) o de fábrica

Un portabebé de fábrica tiene la ventaja de ser más económico porque sus costo de producción son mucho menores que si son confeccionados por una sola persona en casa. El detalle es la despersonalización, que son hechos en serie y le quitan un poco lo “especial” de algo hecho en casa. La ventaja es la reputación de la marca, pero estos tipos de portabebés realmente no difieren mucho uno de otro.

Quienes hacen (hacemos) portabebés artesanales podemos ofrecerte detalles que harán únicos a tu portabebé, o hacerlos a tu medida y tus gustos, además que llevan el “amor de mamá”. Si están probados y la respuesta a tus preguntas es satisfactoria, no dudes en comprarlo, así contribuyes a la economía de una familia que ve el porteo como una pasión más que como un negocio altamente redituable. En ambas manufacturas puedes encontrar calidad, de eso no hay duda.

 

Garantía del producto

Este apartado es muy importante, siempre pregunta qué garantías tiene y cómo aplican, recuerda que es un producto para tu bebé y debes asegurarte que te será útil y debe ganarse tu confianza. Pregunta también si están probados; hay quienes venden un producto sin tener la más mínima idea de cuánto peso soportan, o que ni siquiera probaron la resistencia de la tela. Lo más prudente para nosotros los fabricantes es probarlos unas semanas con algún muñeco de prueba que simule el peso y proporciones de bebés de diversas edades. Siempre pregunta esto para que te sientas segura.

 

La calidad

No importa si la tela es la más costosa, o los accesorios son los mejores del mundo, uno siempre debe ser honesto y ofrecer un producto que corresponde a la realidad. La calidad se refiere a un producto bueno en su tipo, es un trabajo limpio y bien confeccionado. Por ejemplo los cargadores de argollas: algunos están hechos con anillas niqueladas o de acero soldadas, otros con anillas de aluminio importadas, ésta es una característica del portabebé que el comprador debe conocer antes de decidirse a comprar y ambos pueden ser de calidad, cada uno en su tipo.

Calidad es no mentir, no ofrecer un producto de telas importadas cuando son nacionales, porque esto convierte tu producto automáticamente de baja calidad. No ofrecer un producto 100% algodón y que el cliente cuando lo reciba lo sienta áspero y muy delgado porque no será de calidad. Lo importante es ofrecerle al cliente lo que hay para que reciba exactamente lo que esperaba, así garantizamos un cliente satisfecho.

 

Advertencias de uso

Cada portabebé debería incluir estas advertencias por escrito, es lo más sensato. Así sabrás en qué situaciones usarlo y la manera de cuidarlo. Mucho está en el sentido común: si se ha roto, o descocido o no te sientes segura con tu portabebé por favor no lo uses.

 

El porteador

Toda la responsabilidad del uso de cualquier portabebé recae en el porteador. Por favor, úsalo de manera responsable y solamente para lo que está fabricado e indicado. No te metas al mar con tu bebé atado, no corras, no bajes escaleras a prisa, no manejes con tu bebé atado a ti, no practiques deportes mientras lo usas; en fin, no hagas nada que ponga en riesgo la integridad de tu bebé. No lo dejes al alcance de otros pequeños porque no es un juguete. Por favor, no hagas demostraciones de resistencia o malabarismo con tu niño a cuestas. Llevar a un bebé a cuestas es un asunto serio.

Para fomentar un porteo más seguro y satisfactorio siempre se agradece un comentario al vendedor donde le expreses tu opiniones, buenas y malas; cualquier crítica hacia un producto contribuye a mejorarlo.

Si tuviste una mala experiencia con algún portabebé dale la oportunidad a otro fabricante o a otro modelo de quitarte el mal sabor de boca, a veces cosas mínimas como una incorrecta colocación del bebé puede llevar a los padres a abandonar la idea del porteo.

No te frustres si no logras colocarte a tu bebé en el primer intento, el dominio de la técnica está en la constancia. Si tienes dudas acerca de cómo usarlo, y el vendedor no puede asesorarte, busca y contacta a otros fabricantes, la mayoría estamos comprometidos con la crianza en brazos y a promover el porteo y estaremos en la disposición de instruirte sin compromiso de compra.

Lo más importante: es un producto para que tú y tu bebé lo disfruten, no escatimes en comprar algo de calidad, con garantía, a una mano de obra responsable; compara, pregunta mucho y toma una decisión pensando en lo mejor para ustedes. La seguridad de tu bebé es lo más importante.