Déficit de atención e hiperactividad

Durante los últimos años se ha escuchado mucho acerca de este trastorno, pero muchos se dirigen a él simplemente como “hiperactividad“. Pocos padres conocen a ciencia cierta lo que el término implica, ellos sólo perciben un niño sumamente inquieto, difícil de controlar o contener, impulsivo y con problemas de tipo escolar.

Muchos niños van al psicólogo y son diagnosticados como hiperactivos, muchos otros son medicados por paidopsiquiatras para controlar algunos síntomas. Ambas opciones pueden ser buenas siempre y cuando exista un diagnóstico acertado.

Pero,  ¿qué significa el déficit de atención y la hiperactividad?

Es un síndrome que se refleja en el comportamiento del niño, tiene bases neurobiológicas y componentes genéticos; puede ser hereditario y es más frecuente en niños varones.

En el cerebro de los niños afectados con este trastorno se observa un déficit en la acción inhibotoria de ciertos neurotransmisores. Esta alteración en la actividad cerebral genera las conductas típicas de este trastorno: poca capacidad de atención, impulsividad y una actividad desbordante.

Síntomas o signos en el niño asociados a este trastorno:

Desatención:

  • no prestar suficiente atención a los detalles o incurrir en errores por descuido o distracción
  • a menudo parece no escuchar cuando se le habla directamente
  • no sigue instrucciones y no finaliza tareas escolares
  • dificultad para organizar tareas o actividades
  • le disgustan las tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido
  • se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes
  • extravía frecuentemente objetos como lápices, libros, jueguetes
  • generalmente es descuidado

Hiperactividad:

  • mueve en exceso manos y pies o se remueve en su asiento
  • abandona su asiento en clase o se desespera fácilmente si esta quieto
  • corre y salta excesiamente en situaciones inapropiadas
  • tiene dificultades para jugar o estar tranquilo
  • suele actuar como si tuviera un motor o “mucha pila”
  • a menudo habla en exceso

Impulsividad:

  • se adelanta a responder antes de terminar la pregunta
  • tiene dificultades para guardar turnos
  • interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros

Si tu niño presenta algunos de los síntomas anteriores no te alarmes; para ser considerado un trastorno y tratado como tal, se deben cumplir varios aspectos importantes, como presentarse durante al menos seis meses, cumplir con cierto número de criterios en cada rubro, que dos o más áreas de la vida del niño se vean contundentemente alteradas, que exista un deterioro clínicamente significativo en las actividades sociales, o académicas, y descartar que se deban a otro tipo de situación o estímulo como ambiente familiar, etapas del desarrollo, efectos secundarios de algún medicamento, etc.

Si un niño presenta algun signo o síntoma NO significa que tenga el trastorno, para ello debe ser evaluado y diagnosticado por un profesional.

Anuncios

Publicado el 11 agosto, 2008 en crianza, cuidados infantiles, Salud y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Patty!! Curiosamente en mi blog hablé sobre esto en las 2 últimas entradas…… a ver si te pasas y me comentas tu opinión…. Me quedó dando vueltas esto: Es un síndrome que se refleja en el comportamiento del niño, tiene bases neurobiológicas y componentes genéticos; puede ser hereditario y es más frecuente en niños varones.
    Principalmente porque mi marido fue un niño hiperactivo (tomó ritalin y todo) y tenemos un niño…. que es muy tranquilo…
    Tengo mis dudas sobre si es esto genético o no, me puedes explicar más sobre el tema?
    Gracias.
    Un beso, nos vemos por el foro… 🙂

  2. Hola! como estás?

    Hoy buscaré tu blog y me echaré un clavadito y así dejar mi comentario, seguramente estará muy ineteresante, ya que este tema es un poco escabroso jejeje

    Sobre los componentes genéticos y hereditarios, te explico:

    Aun cuando es un sindrome muy común la verdad es que ha sido estudiado generalmente con poca profundidad, y han surgido varias teorías al respecto. Las investigaciones más serias se reflejan en el dsm IV, un manual de diagnóstico de enfermedades mentales con el cual se establecen los criterios para diagnostiar y medicar corerectamente a los pacientes. En el caso de la hiperactividad se han dado cuenta de que el componente genético es determinante en la presentación de la enfermedad más no una condena a padecerla por todos los miembros de una familia, como toda carga genética puede pasar a los hijos, para también puede que no. El que un padre lo haya padecido significa que hay probabilidad de que los hijos lo tengan, pero es solo eso, una probabilidad.

    En los varones es más frecuente por la estructura cerebral propia del sexo, pero las investigaciones aun no llegan a fuertes conclusiones de porqué sucede esto, solamente existen las estadísticas de un mayor numero de hombres que de mujeres con este trastorno.

    Me voy a tomar la libertad de subir esta respuesta al blog, ya que tu observación me pareció que contribuye mucho a seguir hablando del tema

    Espero que esto sea a lo que te referías con tu pregunta, si no tú sigue preguntando jejeje solo así enriquecemos los artículos

    Gracias y un beso! nos vemos en el foro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: